Vivos entremuertos

Libro leido: MAUS de Spiegelman

Edad : 10 Años

Departamento : Santander

Municipio : Bucaramanga

Nombre : Isabel Sofía Rojas Olarte

Maus, Art Spiegelman. Después de leer el libro Maus, me río porque ahora, igual que en el libro, comparo a todas las personas con los animales que veo a mi alrededor, y a ratos pienso si soy una gatica cazadora o la presa de mis compañeros que a ratos quieren molestarme. En el colegio nos enseñan que somos seres vivos porque nacemos, crecemos, y todas esas cosas, pero la realidad es otra, somos como los personajes de esa historia, no tenemos ropa de rayas, pero si cada persona tiene un número que lo piden hasta para ir al doctor, sin eso no nos atienden ni nos dan nada. Con el libro descubrí que somos como esos animalitos domesticados por las ideas de otros más fuertes, como los gatos que muestran en la historia, ellos se muestran buenos, pero al final no lo son, y hacen daño. Lloré cuando imaginé a esos ratoncitos inocentes, que engañados, salían de sus casas creyendo que se iban de viaje y llevaban maletas con ropa que luego los gatos les quitaban. Se parece mucho a lo que la gente hace con los niños, nos piden hacer cosas y oficio, pero al final nos engañan porque nos ven pequeñitos y como no podemos protestar nos toca llorar escondidos y callarnos así queramos gritarles a los adultos que son MENTIROSOS. Así como a esos ratones los encerraban y les ponían trajes de rayas para ponerlos a trabajar hasta morir, así pienso que pasa también con las personas adultas, se ponen los uniformes del trabajo, salen temprano de la casa y cuando regresan ya no quieren ni hablar con nosotros, así hacen todos hasta que se vuelven viejitos y luego se mueren, unos creo que porque se enferman, o por el cansancio de trabajar tanto o no sé, porque tal vez les pesa mucho lo que hacen durante toda su vida desde que nacen hasta que se infartan. El libro me puso a pensar que, si en realidad somos animales queriendo ser personas o somos niños animales, no sé creo que somos ambas cosas porque todo el tiempo hay los que quieren regañarnos hasta porque nos reírnos, como las profesoras, y otros que cogen a los adultos como títeres, igual como lo hacían con mi papá cuando estaba trabajando, solo que ahora ya no tiene el jefe mandón que lo regaña. Con Maus aprendí a amar mi libertad y mi familia.

Ver más comentarios :

Categoría 1