La naturaleza es nuestra amiga

Libro leido: Cuentos de la selva

Edad : 10 Años

Departamento : Bolívar

Municipio : Cartagena De Indias

Nombre : Michell Murillo Santos

Cuentos de la selva, Horacio Quiroga. Mi nombre es Michelle Murillo, estudio en el Colegio Integral del Norte, tengo 10 años y curso 5to grado. Me inscribí en el concurso de “Leer es mi cuento” porque me apasiona leer, me lleva a un mundo de fantasía y cada uno de los cuentos me deja una enseñanza para mi vida. El escritor uruguayo Horacio Quiroga fue uno de los narradores latinoamericanos que mejor supo captar y plasmar en sus obras la fuerza trágica del encuentro entre el hombre y la naturaleza, y, además, el primer gran cuentista del continente. Él mismo sufrió en carne propia las batallas contra los elementos naturales en Misiones, al norte de Argentina. De estas experiencias surgieron sus ‘Cuentos de la selva’, en los que se dan cita hombres y animales, para poner en evidencia todos los sentimientos que resiste el ser humano al enfrentarse a la selva: el miedo, el dolor, la esperanza, el amor, la compasión y el respeto. En toda mi vida me he leído 24 cuentos, lo cual mediante este escrito voy a expresar estos sentimientos sobre el texto ‘Cuentos de la selva’. Este libro pone en evidencia todos los sentimientos que resiste el ser humano al enfrentarse a la selva y a sus animales: el miedo, el dolor, la esperanza, el amor, la compasión y el respeto entre ellos. Se divide en dos cuentos: agutí y el ciervo, y anaconda. Agutí y el ciervo: cuando leí este cuento sentí dolor, lastima, tristeza y pena, al sentir cómo mató a animales inofensivos que tenían una vida y sueños. Desperdiciaba la vida ajena como sino valiera nada; nadie tiene el derecho a arrebatarle la vida a un ser vivo, aunque sufra una necesidad. La frase que más me gustó fue “Mientras lo retornaba en brazos a casa, aprecié por primera vez en toda su hondura lo que es apropiarse de una existencia. Y comprendí el valor de una vida ajena, cuando lloré su pérdida en el corazón”; porque, a pesar de todo lo que hizo en su infancia, logró entender lo que sentían esos animales por la caza. Anaconda: cuando leí este cuento sentí miedo, terror y tristeza al saber cómo los hombres buscaban serpientes venenosas para quitarles su veneno, un poco de felicidad al saber cómo la anaconda a pesar de que es más débil que la cobra, le pudo ganar. Me dio tristeza al saber que las víboras cayeron derrotadas y muertas. Me gustó cuando las víboras no se rindieron sino que idearon un plan para escapar de los hombres. Te invito a leer este cuento porque te deja muchas enseñanzas para tu vida, como el amor a los animales y a no rendirte jamás a pesar de tus condiciones.

Ver más comentarios :

Categoría 1